Casos de éxito

Advertencia: Esta sección contiene imágenes que pueden herir la sensibilidad de algunas personas, recomendamos ver con discreción.

Paciente diabético de muchos años, el cual no se cuidó de su diabetes. Sufrió una lesión en la planta del pie, se clavó un objeto y por su falta de sensibilidad no se dio cuenta, si no hasta que presentó una inflamación y salida de pus por la herida. Acudió previamente con una persona que no era doctor y lo trató de curar con fomentos y pomadas, pero sin éxito. Acudió a esta consulta ya con una infección avanzada del pie y el paciente presentaba ya fiebre (calentura), malestar en todo el cuerpo, dolor en la pierna izquierda, hinchazón de la pierna y salida de pus. Se estudió el paciente y se identificó que la infección ya era profunda y estaba poniendo en peligro la vida del paciente, motivo para realizarle una amputación de su pierna izquierda. A las horas de haberse operado el paciente, ya dejó de tener fiebre y empezó a tener mejor apariencia. Se dio de alta a las 24 horas de haberse operado sin complicaciones.


Mujer con dolores recurrentes del costado derecho por debajo de la costilla, la cual se le realizó un ultrasonido de hígado y vesícula biliar encontrando múltiples cálculos (piedras) de la vesícula, motivo por lo que se decide operar la vesícula por laparoscopia, (lo que por fuera las demás personas conocen como láser). Durante su cirugía se encontraron varias vainas fibrosas sobre el hígado, correspondientes a una complicación de mucho tiempo de una infección pélvica causada por una bacteria llamada Clamidia (C. trachomatis), que es una enfermedad de transmisión sexual_._ Se operó sin complicaciones, quitando la vesícula en su totalidad y posteriormente recibiendo tratamiento médico. La paciente tras un adecuado manejo médico mejoró de forma significativa.

Niño de 9 años de edad, que presentó dolor intenso en la parte baja del abdomen del lado derecho, al revisar al niño no toleraba que se le revisara el abdomen motivo por lo que se decide pasar a quirófano para una cirugía de urgencia. Al revisarlo, en casi la última parte del intestino delgado se observaba una protuberancia llamada divertículo, que al estar ubicada en el tramo del intestino delgado se llama divertículo de Meckel, lo cual este provocaba el dolor intenso en el infante. Como solución en el momento se decide retirar esa porción de intestino afectada, se dejó hospitalizado el niño hasta que tuviera una recuperación favorable y el resultado fue negativo a cáncer. Ya en las consultas de revisión el niño tuvo una muy buena evolución operatoria y podrá llevar su vida normal.

Mujer de mediana edad, con diabetes de varios años con mal control de la misma; antecedente de una cirugía ortopédica de la pierna derecha hace más de diez años; donde su médico ya no le dio seguimiento por su herida. Mencionando que tiene una herida que no cierra desde hace más de diez años y con salida de líquido purulento a través de la misma úlcera; acudiendo con otros médicos pero sin presentar mejoría importante. Se realiza una toma de muestra del líquido para enviarla a cultivar, radiografías para valorar el estado clínico del hueso y estudios de sangre para valorar su diabetes. Con base en los resultados de los estudios anteriores, se decidió dar tratamiento médico por 6 semanas con curaciones específicas en casa y se mandó con médico internista para su control de la diabetes; ya teniendo un control de su diabetes, tomando su antibiótico y realizando sus curaciones de forma disciplinada presentó en sus consultas de seguimiento una mejoría clínica importante con el cierre de las fístulas y teniendo una herida limpia. Se sigue actualmente con la vigilancia médica correspondiente.

Hombre diabético de varios años, acude por mencionar la presencia de unas úlceras en varios dedos del pie, atribuyéndolas a quemaduras por superficie caliente. Se solicita estudio de sangre para valorar su estado metabólico y se inicia tratamiento médico a base de curaciones específicas en casa, antibióticos y el ejercicio de no apoyar. Con el paso de las semanas y por la disciplina del paciente, presentó una mejoría clínica importante con la cicatrización completa de las úlceras.

Paciente hombre diabético, mal controlado de varios años. Acude porque otro cirujano le mencionaba operarlo de una supuesta hernia inguinal derecha pero al paciente no lo convenció su valoración. Acude a mi consulta y al revisarlo no presenta datos de hernia, sino de una tumoración inguinal derecha, la cual es confirmada por estudio de tomografía abdominal; se decide operarlo para la resección de la misma tumoración. Al término de la cirugía se envió para estudiarla por Patología, la cual descarta cáncer y menciona que se trata de una tumoración lipomatosa (grasa) con proceso infeccioso; el paciente en sus primeros días presentó datos de infección propios de la enfermedad; pero al cultivar la secreción de la herida y con base en resultados del cultivo, se da tratamiento médico a base de curaciones especiales; y al cabo de unas semanas presentó una mejoría importante con el cierre completo de la herida quirúrgica.